miércoles, 3 de diciembre de 2008

EL PAN DE CADA DÍA

Bomba que ponen, vicealcalde de IU-EB que deja el cargo; tiro que pegan en la nuca, teniente de alcalde de EA que deja el bastón de mando. Parece como si esos chaqueteros levantaran la piedra por pura diversión y luego se escondieran debajo de ellas al escuchar el petardazo. Como el Pollito inglés.

ANV sigue en los ayuntamientos vascos, ésa es la realidad. Y siguen recibiendo los recursos necesarios para alimentar a esas bestias insaciables, del erario público, está claro. E Ibarretxe calla, como un señor feudal. También callan los que un día se justificaron manteniendo la cara pegada para ilegalizar la mitad de sus listas.

Desde aquí lanzo una condena a ETA, desarmado como estoy, porque la última lanza que me quedaba la he partido en favor de la eficacia y la efectividad del Derecho.

2 comentarios:

Mercedes dijo...

El pan de cada día está duro y cuesta de tragar... Pero no sé cómo hace la inmensa mayoría, para metérselo entre pecho y espalda, sin atragantarse...Quizás es ese mendrugo el que hace que todos los que se lo han metido en la bocaza callen.

Éste es el gran problema!

Besos pare el lúcido Falete.

Falete dijo...

en efecto, Merceditas, es una vergüenza que sustituyan el bastón de mando por la hogaza de pan (duro).
un besito