martes, 2 de diciembre de 2008

COMÉNTATE EN UN MeMe

Espero salga todo bien. He recibido una nueva visita de una calurosa bilbaína a mi blog. Se llama Bayadére, y ha traído consigo una valija con un nuevo ejercicio-excusa para actualizar el blog; es uno de esos tests que te dan identidad, y que te permiten mostrarla al mundo anónimo. Ahí va lo mío, y aunque me resulta difícil no coincidir con Baya -se te ha quedado ese mote, jojo- espero resultar original:

NORMAS:
1. Linquea al que te ha tagueado y pon estas normas en tu blog.
2. Comparte 7 hechos sobre ti en tu blog, algunos al azar, otros curiosos.
3. Taguea a 7 personas al final de tu entrada dejando sus nombres y los enlaces a sus blogs.
4. Hazles saber que han sido tagueados dejando un comentario en sus blogs.
5. Si no tienes 7 amigos, o si alguno ya fue tagueado por otro, entonces busca a algún extraño insospechado.

I.- Recién cumplidos los 21 años, ya encaminándome al año de los 22 (es lo malo de nacer en octubre), sufro el apogeo de la 'crisis de los 20'. Crisis de fe, crisis social, crisis política, crisis a veces de identidad y todas ellas en esta crisis económica, que les da la vuelta a todas las anteriores cuando a diario convivo con el pasotismo y la zozobra que tanto me preocupa y molesta. Soy así, un tío con ilusión, pero solitario en un país donde el solitarismo está mal visto y contemplado como una lacra que ha de erradicarse con falsedad. Pero si soy solitario es porque me gusta, y porque es la única manera que tengo de reflexionar.

II.- Siguiendo el guion de Baya (pero sin perder la creatividad propia), me refiero a mi físico: Soy bastante normalito, y la curiosidad más curiosa que tengo es probablemente la curiosa forma que tengo de articular el castellano, cosa que me cuesta mucho más que el inglés. Tengo una boca muy vaga para hablar rápidamente sin trabarme la lengua en mi lengua materna, mientras que el inglés o el alemán son mis idiomas antiestrés, con los que puedo desahogarme. Aparte de eso, tengo un lunar que me acompaña siempre en la oscuridad. Hagan sus apuestas para averiguar dónde. En la 'escala Rachel' me pongo un 6. La 'escala Rachel' es la de las mujeres en general, que a mi edad buscan lo que buscan, lo que no puedo dar. Eso sí, las que prefieran los rubio-castaños pueden sacar un buen partido conmigo (no todo van a ser complejos, oiga).

III.- El gran misterio de mi vida es saber qué coño fue de mi antes de nacer. Es de esos pensamientos que te dejan paralizado por la frustración de no encontrar respuesta o hipótesis alguna. Quiero decir, ¿somos libres para nacer? ¿Por qué soy y antes no era? ¿No se supone que tenemos que ser primero, para poder elegir? Una paranoia como una olla.

IV.- La gran contradicción que sufro es que en muchas ocasiones llamo inculto a cualquiera (que por cierto, son muchos en España), mientras tengo claro que daría todo lo que sé por la mitad de lo que ignoro, parafraseando a aquél (cuyo nombre sabría de haber leído más).

V.- Soy tremendamente perfeccionista; aparte de lo improvisado que soy, me encanta planearlo todo aunque sea informalmente. Es decir, que si estoy esperando el metro y hago cuentas mentales para estar a una determinada hora en un sitio, si me retraso y aunque no tenga prisa me suelo poner de muy mal humor.

VI.-Y por supuesto, como Baya, ese mal humor se me nota mucho más en casa, con los que más quiero. La confianza da calor pero también asco. Pero el mayor defecto que tengo es probablemente la inseguridad. Esa inseguridad me lleva a decir en muchas ocasiones lo que dicen otros, o lo que no tengo muy claro. A decir tonterías, vamos. Rara es la vez en que soy el rey de la oratoria. Cuando sí estoy seguro de lo que hago me siento muy a gusto con mis palabras y con mi manera de razonar, pero al mismo tiempo me indigno al ver tanto borrico suelto.

VII.- Lo que más me ha frustrado en la vida es precisamente el último retazo de la juventud al que pretendía agarrarme para huir del existencialismo: la universidad. Creía que era una especie de paraíso, la única motivación para acabar con los estudios obligatorios que aún nos trataban como objetos del Estado. Pensaba que en la universidad adquiriría la formación académica (eso sí lo he conseguido) y que la gente sería libre hasta más no poder. Pues bien, no ha sido así. Para mí la universidad es un gran rebaño de corderos y borregos que planifican orgías semanales para, a los pocos meses, comerse al pastor y quejarse al Ministerio de Medio Rural y Marino pidiendo más oportunidades para las generaciones venideras.

Los elegidos para tal test los elijo después de clase. ¡Ponerme a pensar en los 7 afortunados ahora me atormenta!

5 comentarios:

Bayadère dijo...

¡¡Me ha encantado el primer MeMe surgido del mío propio!! Es como tener una criaturilla... jeje
Te ha quedado genial, y al igual que te pasó a ti, he encontrado varias coincidencias: yo llevo 2 años sufriendo la crisis de los 20(creo que entre los 20 y 30 te llega todo lo importante de la vida, y es el momento de establecer las bases de tooooodo tu futuro, y eso me asusta mucho), el perfeccionismo y carácter del que ya me hablaste, y el tema de la universidad. Yo llegué a ella con la misma ilusión, sólo que acabé dejando la carrera porque no me aportaba nada bueno, y ahora soy inmensamente más feliz.
Pues lo dicho, que me ha gustado muchísimo, gracias por aceptar de tan buena gana mi pequeño "regalo".
Nos veremos por aquí. Besitos

LUIS AMÉZAGA dijo...

Una vez identificado en esta confesión bloguera, sólo queda cambiar para hacer el camino. Antes de nacer estaba muerto, igual que después de vivir. Un círculo en el que ya nos vamos conociendo todos :)

Mercedes dijo...

...Mon cher Falete, pues espérate a la crisis de los 40!!! Pero mira el lado positivo: si tú quieres, siempre sale algo bueno de las crisis...(en mi caso fue así)

Te propongo la reencarnación como respuesta a lo de antes de nacer...No me digas que no sería guay si fuera cierto!

Besos mil!

ChusdB dijo...

¡Pero qué bonita entrada! Gracias,Bayadère por darle pie,creo que se le han aclarado algunas ideas sobre él mismo...y no creo que seas tan radical,solitario y etecé,etecé...como dices,eso son cosas de los 20 años! (Y se curan con el tiempo).

Miguel Pérez Martín dijo...

Veo que hemos caido todos en lo del MeMe... y no ha sido mala la experiencia, no? Creo que estas cosas sirven para pedir perdón por nosotros mismos, aunq no nos demos cuenta de que lo hacemos...En fin, hastel próximo test de estos, que seguro que lo hacemos. Un abrazo...y lo de la crisis de los 20...que me vas a contar!!