viernes, 24 de octubre de 2008

¿SON CULPABLES?

En las películas Naúfrago y Pearl Harbour se incluye en el argumento la falsa muerte del protagonista en cuestión. Al final de la película y en mitad de la misma, respectivamente, la mujer se da cuenta por sorpresa que su marido no ha muerto realmente.

Es Helen Hunt, tras 4 años sin saber nada de su marido, cuando coge el teléfono y, junto a su nueva familia -un marido y una hija-, se da cuenta de la noticia: el personaje que encarna Tom Hanks está vivo, en las Islas Cook. Más de lo mismo con Ben Affleck en el bombardeo del puerto hawaiano.

Las mujeres quedan en ambas películas ojipláticas, y ante la imposibilidad de experimentar el fenómeno (raros han sido los casos y rara será la esposa mía que se aliste en la Marina o trabaje para FedEx) yo me pregunto qué deben sentir los maridos al ver que sus parejas han cambiado totalmente de vida, y sobre todo qué piensan ellas tras sufrir el luto, una larga espera y el mal trago de una nueva familia que, imagino, cuesta sacar adelante de nuevo. Y esto me vale para casos al revés, o sea, hombres que hayan perdido a sus mujeres por cualquier causa.

Y después de esa intriga, me gustaría saber si eso, independientemente de la religión, puede considerarse verdaderamente una traición, un abandono... ''no sólo de pan vive el hombre'', ni la mujer.


Porque aunque los creyentes pensemos siempre que nuestros seres queridos piensan lo mejor de nosotros y con una sonrisa constante desde el Cielo, yo creo que los celos, o el dolor de ver que alguien te quiso y ya no te quiere, NO SON SOLO DE ESTE MUNDO.

3 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Yo me casé con un viudo y los primeros tiempos son duros. Muchas veces te preguntas, ¿qué hago yo aquí suplantando a fulanito?

Silvia dijo...

Faletinho!!!! Al final no saliste el jueves en CQC eh???? Yo toda atenta y ni de lejos saliste. Ayy que pena... jajajajaja
Bss

Paula dijo...

¡Rafa-el!
Si no recuerdo mal tanto en Naúfrago como en Pearl Harbour las respectivas mujeres de las que hablas no eran "muejres" como tal, sino novias, por lo que no llegarían a ser viudas. Aunque bueno, viudas o no, igualmente los protagonistas tienen que afrontar su vuelta y experimentar que el mundo siguió girando mientras que ellos no estaban. Afrontar que no fueron imprescindibles para que otras personas (sus mujeres-novias) siguieran con sus vidas.
Quizas sea una moraleja que nadie saca a estas películas, pero efectivamente, nadie somos imprescindibes (afortunadamente) para que la vida siga.
Y sobre tu duda sobre si los celos o el dolor no son sólos de este mundo, sólo puedo decirte que podrán estar presentes en el otro mundo, pero indudablemente en el Cielo no, ya que en él la única gloria es Dios. "Quien a Dios tiene, nada le falta. Sólo Dios basta". Estando con Él no creo que importe si tu mujer se fue con otro o no.
¡Y además! En el caso de que una viuda/o rehaga su vida con otra persona, no creo que sea porque haya dejado de querer a la anterior... Y aquella alma que se fuese a la otra vida, estaría feliz de ver que la pareja que dejó en la tierra vuelve a serlo, aunque no sea con ella.
¡Un beso grande Rafa-el! ^^