viernes, 12 de febrero de 2010

LA VERDADERA ESPECULACIÓN

Se especula cuando se hace una operación económica que no produce un equilibrio en nuestras balanzas, es decir, cuando ganamos de repente mucho dinero en el activo sin que hayamos sufrido un pasivo real. Esto es, cuando hemos pegado un pelotazo sin haber sudado suficientemente la frente.

A este fenómeno especulativo echa la culpa de la crisis nuestro Gobierno. Sin embargo, ignora que la verdadera especulación la tiene en su propia casa: la caja, estando vacía, sigue emitiendo pasta, como esa maquinita moldeadora de plastilina de Playschool. El gasto público no para de subir porque el ''esfuerzo solidario'' de Zapatero por ''la mayor protección social de la democracia'' no conoce límites. Como tampoco tiene límites la especulación.

La situación económica actual es una tríada en la que el PSOE es papá, el PP mamá y los españoles los hijos. La familia está en quiebra, y mientras mamá aconseja cerrar el grifo y apretarse el cinturón, papá pone la voz engolada y asevera que ''ningún hijo pasará por apuros'', va al banco y adquiere créditos para pagar los créditos de otros meses, hasta que la deuda familiar asciende a un 60 por ciento del PIB mientras que los ingresos del hogar siguen menguando. Pero, asombrosamente, el cabeza de familia sigue teniendo mayor aprobación de los hijos porque es el que les está pagando el cine, la comida, la ropa, Internet, las videoconsolas y, sin saberlo, la droga. La adicción a la demagogia.

3 comentarios:

Mercedes dijo...

Eso, eso, luego te preguntan: ¿a quién quieres más, a papá o a mamá? Y la respuesta ya la sabemos. El problema es que al final habrá que poner a los niños a trabajar para pagar las deudas de papá. ¿Pero qué digo?¿Trabajar? ¡Si no hay trabajo!

En fin, Falete... feliz domingo! Besos!

Chus dijo...

Hoooooooolaaaaaa,Falete! ¿Hibernando como la marmota?

jordim dijo...

a mí no me daban un puto duro, así que...