viernes, 12 de septiembre de 2008

LOS 4 VOTOS DE LA DEMOCRACIA

No incluyo en esta entrada el voto en contra. Ese no puede ser un tipo de voto en una democracia abierta. Ese es un voto que va en contra -de ahí el nombre- de los 4 que voy a dar a continuación. Son el voto útil, voto de confianza, voto de castigo y por supuesto, voto de apremio.

Iré en retahila, sin extenderme mucho para que el lector desinteresado, que suele ser, lo entienda y acabe satisfecho. Si en España se conocen los siguientes votos, ya se ha ganado algo de conocimiento. Conocer el tipo de voto que ha dado la victoria a los sucesivos gobiernos de la transición ayudará a comprender quién nos gobierna y por qué, o con qué autoridad.

VOTO ÚTIL

En España el voto útil es muy típico y a menudo se confunde con el voto en contra, que como ya hemos dicho, hemos de desterrar de la lista. En países como Francia, el voto útil es empleado en ambos bandos -dichosos bandos-, los de izquierda y derecha. Simplemente porque hay 4 partidos bien proporcionados en votos, vamos, que no hay 2 francias como ocurre en España, sino que más bien el partido de Sarkozy, el PS, el 'moderado' de Bayrou y el de Le Pen forman ese cuadrilátero cuyas aristas son perfectos conductos por donde fluyen los votos en cada jornada electoral. Y los hay de toda ideología, lo que favorece ese cambio de opinión según el cambio de valores o pareceres. En España, como digo, sólo existe voto útil entre la izquierda, puesto que la derecha tiene sólo un partido mayoritario, que es el PP, mientras que los demás partidos de derecha, DN, España 2000, no pueden considerarse tolerables (ni cuantificables) para el juego democrático. Este voto útil se ha cargado, con la inestimable ayuda de Llamazares, a la Izquierda Unida que en 1995 recogía más de 2 millones y medio de votos y 20 escaños en el Parlamento nacional, y lo ha hecho en las pasadas elecciones generales de 2008 en favor del PSOE.

VOTO DE CONFIANZA

''Zapatero, no nos falles''. La frase lo dice todo. En las elecciones de 2004, el partido del Gobierno derrotaba al PP por una diferencia de casi un millón de votos. Aunque en estas elecciones también se dio el voto de castigo contra el PP, podemos decir que ante el trágico suceso del 11-M todo estaba preparado, listo, aventurado, claro, que la alternativa iba a ser sólo una: José Luis Rodríguez Zapatero. Primaba este voto, que básicamente es el de confiar en alguien porque sí, porque no hay más huevos y porque no hay otra persona que esté más preparada. Es como el ciego que ante la ayuda que le ofrecen para cruzar un paso de cebra en un día lluvioso, la acepta confiando en que el tierno ayudante que se ofrece no sea el mismísimo diablo.

VOTO DE CASTIGO

Como decimos, éste también se dejó ver en las elecciones de 2004. Fue minoritario, pero esencial. Subrayando lo de esencial, no nos olvidemos de que para la propaganda socialista fue fundamental tachar al gobierno de Aznar como directamente culpable de los atentados que curiosamente pueden presumir de ser los que más rápidamente han dejado pruebas al descubierto de manera flagrante y descarada, para beneplácito de los medios de comunicación interesados.

Que a nadie le dé por pensar, por favor, que en 1996 hubo voto de castigo alguno. Para entonces los españoles todavía llevaban la boina lo suficientemente honda como para creerse las declaraciones el partido en el Gobierno de turno: ''he escuchado sus declaraciones, señor Aznar, y es lo mismo... idéntico a lo que escuché del señor Fraga en 1984, 1985 y 1986''.

VOTO DE APREMIO

Desde 1982, cuando ganó el PSOE sus primeras elecciones generales, todo han sido victorias holgadas. Dios, 13 diputados para UCD y casi 200 para el PSOE. Eso sí que es un colchón... de FLEX. Fue un apremio a la oposición de años anteriores, sí señor. Y el apremio continuaría, aunque cada vez con menos votos, hasta hundirse en el 2000, a lo largo de los 80 y principios de los 90.

Pero el apremio más significativo de toda la Transición tuvo lugar, no quepa la menor duda, en el año 2000, cuando ese partido de la amarga victoria al que tanto se le temió recogió más de 2.500.000 votos del PSOE y una participación del 60% en las urnas.

Hagan sus apuestas. ¿Agotarán los socialistas la actual legislatura? ¿qué voto será el de 2012? Confío en que sea, como mínimo, de castigo. No por venganza, que también. Es que no puedo conformarme con una repetición de 1996.

3 comentarios:

blumun dijo...

Mira Falete, aqui tenemos solo dos opciones, como bien dices. PP o PSOE . Lo del voto util se lo inventó seguramente Gonzalez, que listo era un rato, no digo inteligente. Era como la inmensa mayoria del pueblo, un listillo, y se identificaron con él. Si a eso sumamos las "ayudas eternas" a los parados de Andalucía, eso ya nos hace llorar, puesto que será muy dificil cambiar de signo el granero.
Las próximas elecciones, no soy Rappel. Pero si al granero sumamos extremeños, emigrantes, gays,travestidos, los pro-abortistas, los pro-muerte a la carta y otras zarandajas, me parece dificil el cambio en el gobierno.
Y a todo esto, hay que añadir que en el PP hay pro y contra Rajoy, pro y contra Esperanza, pro y contra Gallardón.
No quiero ser pesimita, pero nubarrones gordos hay para que el PP gane.
Ahora bien, el dinero hace cantar al perro. Y si nos quedamos sin un euro, puede que se vote a otros que no sean el PSOE para recuperar ahorrillos.
Ni por venganza, ni por utilidad, por dinero, puede ser.
Un beso :)

Anónimo dijo...

F.es que me duele tanto,tantísimo que pasen estas cosas y que el cinismo de unos incidan y "ucidan" en la vida de los más débiles! X...

Anónimo dijo...

No seas tan pesimista,F. que no sois tan pocos...¡quizás en la universidad, donde hay más niños "de paga" que pagados se note más esta tendencia al gin-tonic, pero también en las universidades abundan los Jas-p, (con tu "p")!